jueves, 28 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 01/03/19

¿Fidelidad sin amor? ¿Amor sin fidelidad? Amor y fidelidad


Hoy los jueces permiten también divorciarse. Pero, “al principio” no fue así. “Dios los creó hombre y mujer”, dice Jesús. Existen leyes para el divorcio, para el aborto, para la separación. Pero, el ideal no es secundar esas leyes y empezar otra vez como si no hubiera pasado nada. El ideal es que no se necesite llegar a esos extremos. ¿Cómo? Cuidando el alma, cuidando el amor, cuidando el sentido. No perdiendo nunca el porqué y el para qué, espontáneamente se encontrará el cómo.

Evitando los “sepulcros blanqueados”, hogares sólo aparentemente impecables e irreprochables, pero carentes de amor. A veces se ha llegado a un “armisticio” y cada uno vive su vida “respetando“ a la otra parte. Pero, nada más. Evitando también la infidelidad, aunque, al menos teóricamente, permanezca la brasa del amor. Es un problema de honradez y de delicadeza. La vida actual se presta a dificultades múltiples de este tipo, cuando los dos trabajan fuera de casa, pasando mucho tiempo con otras personas, con “virtudes” distintas y no tantos “defectos” como mi pareja.

Amando y, consecuentemente, defendiendo, viviendo y gozando nuestro amor, que es mucho más que un mero sentimiento. Pero también es sentimiento, también es ilusión. Ilusión matizada por la razón y la vida, pero ilusión. Por eso, acabo con la contestación, llena de ilusión, que uno de los personajes de Victor Hugo da al ser preguntado por la amistad y el amor: “Amistad es ser hermano y hermana, dos almas que se tocan sin confundirse… los dos dedos de la mano. Y amor, es ser dos y no ser más que uno, un hombre y una mujer que se deshacen en un ángel. Es el cielo”.

(Fuente nocetnam: Fray Hermelindo Fernández Rodríguez)

martes, 26 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 28/02/19

Os aseguro que no quedará sin recompensa.

Este evangelio es muy conocido. Siempre que lo escuchamos nos llama la atención la brusquedad de Jesús al plantear el tema de la actitud del cristiano y las consecuencias de sus actos.

Hoy la Palabra de Dios nos invita a reflexionar sobre nuestra vida, qué hacemos, cómo lo hacemos, qué decimos… y al mismo tiempo si esto es obra de Dios, si nuestras acciones son propiamente cristianas, acciones que están pensadas en hacer el bien, en poner al servicio de los demás nuestras posibilidades, nuestros talentos, y no en acciones egoístas, que solo las hacemos en nuestro propio beneficio.

También nos invita a pensar en cuáles son esas manos, esos pies, esos ojos… que debemos cortar, y por qué los debemos cortar. Más bien debemos pensar en nuestras actitudes de egoísmo, soberbia, envidias… que debemos eliminar de nuestra vida, para no escandalizar a nuestros hermanos, para hacer cosas buenas en nombre de Jesús… y así ser dignos de su recompensa, de su amor.

Un cristiano que vive su fe, que lleva una vida honesta, entregada a los demás, en unión espiritual con el Padre, es sal en el mundo, recibe la sal de Dios, que a su vez la reparte a todos los que lo rodean.
¿Vivimos de cara a Dios? ¿Vivimos sabiendo que todo lo que tenemos procede de Dios?

¿Qué actitudes son las que debemos eliminar de nuestra vida para poder ser sal y llevar la paz allá donde estamos?.


(Fuente nocetnam: Fraternidad Laical de Santo Domingo de Torrent, Valencia.)

Comentario lectura evangelio 27/02/19

La respuesta de Jesús no se hizo esperar. Para él, no hay contradicción, que alguien a quien no conoce haga el bien en su nombre, todo lo contrario, significa que actúa y vive en plena comunión con Él mismo. La persona, hombre o mujer, que trabaja a favor de la justicia, de la paz, de la libertad, el que opta por los otros, por colocarse al servicio del bien común está con él, esta a favor nuestro, está a favor del Reino de Dios que predica Jesús.

La libertad de Jesús que le lleva a aceptar y afirmar la acción de cualquier persona que está a favor del ser humano es una invitación a mirarnos con unos lentes que nos ayuden a apreciar y valorar todo lo que hay en los demás de bueno, independiente de su religión, ideología, raza, cultura….

(Fuente nocetnam: Congregación Romana de Santo Domingo)

sábado, 23 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 26/02/19

Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.

¡Qué distintos son los caminos de Jesús y nuestros caminos! Hay una fuerte tendencia en nosotros, patrocinada y alimentada por nuestra sociedad, a querer ser los primeros, los más importantes, los que están más arriba que los demás. También padecían esta enfermedad los apóstoles de Jesús, a los que dio clases particulares de qué significa ser discípulo suyo. “No quería que nadie se enterase (de dónde estaban), porque iba instruyendo a sus discípulos”. Como sabemos, le costó mucho a Jesús “cristianizar” el corazón de sus primeros seguidores. Hoy les imparte la lección de quién es el “más importante”, “el primero”. Se lo explica con toda claridad: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.

Jesús, el que es Dios, el que es el primero, el más importante… “no reputó como botín el ser igual a Dios, al contrario, se despojó de sí mismo tomando la condición de esclavo”. Por eso, nos amó hasta entregar su vida por nosotros. Debemos imitarle. Debemos ser los primeros, los más importantes en el amor, en la entrega, en servir a nuestros hermanos.

(Fuente nocetnam: Fray Manuel Santos Sánchez)

Comentario lectura evangelio 25/02/19

El poder de la oración. «Este es un punto importante para nosotros; como cristianos no podemos nunca ser pesimistas; sabemos bien que en el camino de nuestra vida encontramos muchas veces violencia, mentira, odio, persecución, pero esto no nos desanima. Especialmente la oración nos educa a ver los signos de Dios, su presencia y acción, más aún, a ser nosotros luz del bien, que difunde la esperanza e indica que la victoria es de Dios.[… ] nos dice que todas nuestras oraciones --con todos los límites, la fatiga, la pobreza, la aridez, las imperfecciones que puedan tener- son casi purificadas y llegan al corazón de Dios. Debemos estar seguros de que no hay oraciones superfluas, inútiles; ninguna se pierde. Y encuentran respuesta, aunque a veces sea misteriosa, porque Dios es Amor y Misericordia infinita. A menudo, frente al mal, se tiene la sensación de no poder hacer nada, pero es justamente nuestra oración la primera respuesta y más eficaz que podemos dar y que hace más fuerte nuestro cotidiano compromiso por defender el bien. La potencia de Dios hace fecunda nuestra debilidad»

(Benedicto XVI)

Comentario lectura evangelio 24/02/19

Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso.

Acerquémonos más a Cristo,  que aprendamos de ÉL, que vivamos de Él, para ir creciendo así en el amor a todos, en la vida nueva que Dios quiere. Todo cuanto el mismo Jesús nos pide hoy en el Evangelio lo ha vivido ÉL primero. El amor incluso a los enemigos lo vivió a lo largo de su vida pública, pero especialmente en la cruz, cuando murió perdonando a quienes les crucificaban. El dar sin esperar nada a cambio lo vivió al entregar su vida por nosotros, aun sabiendo que nosotros tantas veces nos olvidamos de Él. Y finalmente la regla de oro: “Como queráis que la gente se porte con vosotros, de igual manera portaos con ella”, nos lo enseña el mismo Jesús por ejemplo en la Última Cena, cuando se arrodilla ante sus discípulos para lavarles los pies. Este es el amor más grande, el amor sin medida, sin condiciones, sin recompensas, el amor incluso a los enemigos. Cuanto más nos acerquemos a Dios, más descubriremos este amor de Él para con nosotros, y más nos ayudará a vivirlo también hacia los demás. No hay nada que Cristo nos pida y que no haya hecho Él primero por nosotros. Vivamos así cada día, creciendo en el amor y en la misericordia.

(Fuente nocetnam: Padre Francisco Javier Colomina Campos)

miércoles, 20 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 23/02/19

Jesús nos toma este día, como llevó a Pedro, a Santiago y a Juan. Nos invita a subir con Él al monte alto de la oración, porque quiere transfigurarse ante nosotros.

Meditemos en cómo los tres apóstoles habían pasado mucho tiempo con Jesús, pero se habían quedado en las apariencias, en la humanidad del Señor; aquel día sus ojos se abrieron y lo conocieron más profundamente. Así nos sucede también a nosotros, acudimos a la oración, pero raramente logramos hacer una experiencia intensa del Señor. Pidámosle ahora al Señor que nos dé un conocimiento más profundo de Él, que nos conceda este don, como lo hizo con Pedro, Santiago y Juan.

En esto consiste la vida cristiana: en abrir los ojos del alma y contemplar continuamente el rostro de Cristo. Hay que vivir mirando a Cristo y teniendo en cuenta cada una de sus palabras. El recuerdo de su vida entregada por nosotros nos ha de acompañar en todo momento.

Por último, la contemplación de Cristo debe culminar en nuestra propia “transfiguración”. Es decir, debemos salir de la oración configurados con Cristo. Revestidos de Cristo en pensamientos, palabras y obras.

Que cada día sea una oportunidad para modelarnos en la escuela de Cristo, de tal manera que un día lleguemos a gozar de su dicha en el cielo.

(Fuente nocetnam: Regnum Christi)

Comentario lectura evangelio 22/02/19

Y vosotros ¿quién decís que soy yo?

La enseñanza que Pedro desde su cátedra, es decir, desde su experiencia personal, nos brinda es que Jesús es “El Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Todo en él brota de esta experiencia. El encuentro con Jesús le cambió la vida. Fue otro hombre antes y después de conocer a Jesús. Y ésta su experiencia gozosa es la que trató de contagiar a todas las personas a las que se dirigió, principalmente después de la muerte y resurrección de Jesús, después de “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificará mi iglesia” y del encargo recibido de “id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”.

A sus sucesores, “como pastores del rebaño de Dios”, les exhorta a que sean pastores como lo fue Cristo Jesús y que constantemente se miren en este modelo. Nada de gobernarlo “a la fuerza… como déspotas… esperando sórdida ganancia”, sino siguiendo siempre los pasos y los modos del “Mesías, el Hijo de Dios vivo”.

Jesús, el Hijo de Dios, no deja de sorprendernos. Ningún consejo de administración de una gran empresa hubiese puesto al frente de ella a Pedro, el pescador de Galilea. Sin embargo, Jesús le pone al frente de su comunidad, de su iglesia, porque Pedro ha reconocido su debilidad, la he confesado, ha reconocido a Jesús como el Hijo de Dios, ha reconocido que sin Él no puede hacer nada y confía plenamente en la asistencia amorosa de Jesús en su corazón y en toda la comunidad de sus seguidores. “El Señor dice a Simón Pedro: Yo he pedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te recobres, da firmeza a tus hermanos”.

-Fray Manuel Santos Sánchez

Comentario lectura evangelio 21/02/19

«En nuestro tiempo, el precio que hay que pagar por la fidelidad al Evangelio ya no  es ser ahorcado, descoyuntado y descuartizado, pero a menudo implica ser  excluido, ridiculizado o parodiado. Y, sin embargo, la Iglesia no puede sustraerse a  la misión de anunciar a Cristo y su Evangelio como verdad salvadora, fuente de  nuestra felicidad definitiva como individuos y fundamento de una sociedad justa y  humana. (…) Si hemos aceptado la verdad de Cristo y nos hemos comprometido  con Él, no puede haber separación entre lo que creemos y lo que vivimos. Cada uno  de nuestros pensamientos, palabras y obras deben buscar la gloria de Dios y la  extensión de su Reino. (…) Lo que hacemos no es tanto aceptar la verdad en un  acto puramente intelectual, sino abrazarla en una dinámica espiritual que penetra  hasta la esencia de nuestro ser. Verdad que se transmite no sólo por la enseñanza  formal, por importante que ésta sea, sino también por el testimonio de una vida  íntegra, fiel y santa; y los que viven en y por la verdad instintivamente reconocen  lo que es falso»

(Benedicto XVI)

lunes, 18 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 20/02/19

Dejarse iluminar por Cristo, luz del mundo.   

«Inmediatamente pasa a la acción: con un poco de tierra y de saliva hace barro y lo  unta en los ojos del ciego. Este gesto alude a la creación del hombre, que la Biblia  narra con el símbolo de la tierra modelada y animada por el soplo de Dios. De  hecho, "Adán" significa "suelo", y el cuerpo humano está efectivamente compuesto  por elementos de la tierra. Al curar al hombre, Jesús realiza una nueva creación.  […] Al ciego curado Jesús le revela que ha venido al mundo para realizar un juicio, para separar a los ciegos curables de aquellos que no se dejan curar, porque  presumen de sanos. En efecto, en el hombre es fuerte la tentación de construirse  un sistema de seguridad ideológico: incluso la religión puede convertirse en un  elemento de este sistema, como el ateísmo o el laicismo, pero de este modo uno  queda cegado por su propio egoísmo.     Queridos hermanos, dejémonos curar por Jesús, que puede y quiere darnos la luz  de Dios. Confesemos nuestra ceguera, nuestra miopía y, sobre todo, lo que la Biblia  llama el "gran pecado": el orgullo. Que nos ayude en esto María santísima, la cual,  al engendrar a Cristo en la carne, dio al mundo la verdadera luz» .


Benedicto XVI

Comentario lectura evangelio 19/02/19

Los apóstoles estaban inmersos en su propia mentalidad e interpretaban las palabras de Jesús en sentido material y terreno, los ejemplos más sencillos les resultaban difíciles de comprender y, por tanto, no entendían al Maestro. 

A nosotros también nos puede pasar lo mismo, por eso debemos esforzarnos por ver las cosas desde la perspectiva de Dios, por vivir en sintonía con la fe. Jesús también nos dice a nosotros que debemos cuidarnos de la levadura nociva como las malas influencias del ambiente en el que vivimos, el activismo que nos obstaculiza la vida de oración o el respeto humano que nos hace vivir más pendientes de la opinión de los demás que de la de Dios, etc. Necesitamos vigilancia para no permitir que la levadura del mundo o del propio egoísmo se vaya infiltrando en nuestra vida.

Por el contrario, dejemos que la levadura del evangelio nos renueve y cambie por dentro. Que con la fuerza de nuestro bautismo nos decidamos a vivir la caridad cristiana y a modificar todo aquello que no sea propio de un cristiano.

(Fuente nocetnam: Regnum Christi)  

domingo, 17 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 18/02/19

Seguir confiados nuestro camino cristiano.  

«Hoy hay quien vive como si nunca debiera morir o como si todo acabara con la  muerte; algunos se comportan considerando que el hombre es el único artífice de  su destino, como si Dios no existiera, llegando a negar, en ocasiones, que haya  espacio para Él en nuestro mundo. Los grandes éxitos de la técnica y de la ciencia,  que han mejorado notablemente las condiciones de vida de la humanidad, no  ofrecen soluciones a las preguntas más profundas del espíritu humano. Sólo la  apertura al misterio de Dios, que es Amor, puede saciar la sed de verdad y de  felicidad de nuestro corazón, sólo la perspectiva de la eternidad puede dar  auténtico valor a los acontecimientos históricos y sobre todo al misterio de la  fragilidad humana, del sufrimiento y de la muerte. Al contemplar a María en la  gloria celestial, comprendemos también que la tierra no es nuestra patria definitiva  y que, si vivimos constantemente orientados hacia los bienes eternos, un día  compartiremos su misma gloria. Por este motivo, a pesar de las miles dificultades cotidianas, no tenemos que perder la serenidad ni la paz»

(Benedicto XVI)

sábado, 16 de febrero de 2019

Comida familiar

Comida familiar Pro-obras parroquiales.

Con el fin de recaudar fondos para la restauración del retablo del altar mayor y la rehabilitación de las salas y vivienda de la casa parroquial, estamos organizando una comida familiar para el domingo día 17 de febrero a las 14:00 h (después de la misa de 13:00 h). 

Será en los patios de la casa parroquial, a donativo voluntario. Con mesas en las salas y patio.

Esperamos vuestra participación para afrontar estas obras de nuestra parroquia.



viernes, 15 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 17/02/19

Las bienaventuranzas de Lucas testimonian que Dios está a favor de los débiles y defiende su causa. Otro mundo es posible y de nosotros depende construirlo.

El que acumula bienes injustos, en su interior es un desdichado. Los satisfechos y egoístas que sólo piensan en sí mismos, en el fondo son unos infelices porque han puesto su confianza en sí mismos en lugar de ponerla en Dios. A Lucas le da pena su situación, por eso exclama ¡Ay de vosotros! Jesús invierte el orden de valores de este mundo, lo pone todo al revés. Por eso su mensaje es radical y revolucionario. Muchas veces se ha querido deformar u ocultar la exigencia radical del Evangelio. Pero sus palabras son claras, no hay duda de que el que quiera seguirle tiene que estar dispuesto a vivir de otra manera, pero tiene la seguridad de que va a ser feliz. Le criticarán, se meterán con él, será rechazado…, no importa, peor sería si todo el mundo hablara bien de él. Así hubo muchos falsos profetas en Israel que hacían componendas para salir del paso. El cristiano debe ser valiente y afrontar el riesgo que supone seguir a Jesús de Nazaret. Él es el que nos llena plenamente.


(Fuente nocetnam: Padre José María Martín)

Comentario lectura evangelio 16/02/19

Jesús tiene siempre las mismas actitudes ante sus seguidores, sean del siglo I o sean  del siglo XXI. El evangelio de hoy nos recuerda la actitud de Jesús ante la gente que le seguía entonces para oír su palabra  y que se encontraba en situación de debilidad, “y si los despido a sus casas en ayunas, se van a desmayar”. “Me da lástima de esta gente”, “siento compasión por esta gente”. Y actuó dándoles de comer, multiplicando los panes y los peces.

Jesús sabe que nuestro hambre material, en un marco de justicia humana, nos la podemos saciar cada uno de nosotros con nuestro trabajo. Pero bien sabe Jesús que padecemos un hambre, el hambre de sentido, el hambre de vivir esperanzados, que solo él puede saciar. Y sigue viniendo en nuestra ayuda. Y sigue sintiendo compasión por nosotros. Y nos sigue ofreciendo su amor, su amistad, su luz, su cuerpo entregado, su sangre derramada… los únicos alimentos capaces de saciar nuestra hambre de felicidad y de eternidad gozosa.

(Fuente nocetnam: Fray Manuel Santos Sánchez)

jueves, 14 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 15/02/19

Dios siempre nos habla. Realmente hay que padecer una sordera muy grande para no atender en lo profundo de la conciencia sus invitaciones que nos dan la clave para amarle. La amistad del Señor exige una atención constante, un saber oír y un actuar fielmente, cueste lo que cueste, según le agrade. Esforcémonos por mirar mucho a Jesús, por escuchar sus deseos de amor, sus latidos de amor.

Que nuestra vida se resuma en centrarnos sólo en Cristo, busquemos llevarlo en el corazón, en los labios, en los ojos, en las manos, en los oídos. El hombre curado, partió anunciando a todos la Buena Nueva, de igual forma, cada día propongámonos partir de nuevo desde Cristo. Vivamos atentos a lo que el Señor nos quiere decir, para hacer lo mismo que hizo el enfermo que recibió el milagro: anunciar con pasión el Reino de Dios, hablar a todos de Jesús. Custodiemos nuestro corazón para ser siempre contemplativos, sólo así podremos ser también testigos de Cristo.

(Fuente nocetnam: Regnum Christi)

miércoles, 13 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 14/02/19

Seguramente que nos llama la atención la dureza de esta frase, con la que  Jesús contesta a la mujer. Jesús usa el mismo lenguaje con que los israelitas, aun hoy día, tratan a los extranjeros: ”perros gentiles”. Para poder entender estas palabras  en boca de Jesús debemos leerlas en el contexto en que las pronuncia.

Los fariseos le estaban tentando y querían cogerle   incumpliendo  la Ley y quebrantando sus costumbres, Jesús, que los conoce, contesta a la mujer con la misma frase que lo hubieran hecho ellos; estas frases hechas, dependen del sentido que se les dé, y creo que en esta ocasión, Jesús , al pronunciarla se dirigía a ellos con cierta ironía, pero a la mujer con bondad, se puede deducir de la confianza con que ella le contesta: “También los perritos comen de las migajas que tiran los niños”.
La fe, de esta mujer gentil, era grande y Jesús le concedió lo que pedía.

Cuando Jesús realiza milagros, no es para que la gente crea en él, generalmente lo hace de acuerdo a la fe de sus interlocutores.

Jesús, no vino sólo para  el pueblo de Israel, vino para todos los hombres, también para “los perros gentiles”, gracias a él, ya podemos llamar a Dios Padre, somos todos hijos, del mismo Dios. A cambio solo nos pide fe.

Pidamos: “Señor, yo creo, pero aumenta mi fe.”

Fuente: Hna. María Pilar Garrúes El Cid,
Misionera Dominica del Rosario

domingo, 10 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 13/02/19

La gran tarea del hombre: procurarse un corazón bueno. La razón es bien sencilla. Todas nuestras acciones, todas nuestra reacciones, todos nuestros sentimientos brotan de nuestro corazón. No son los alimentos que nos vienen de fuera los que nos hacen puros o impuros, buenos o malos, como era doctrina común en tiempos de Jesús. Lo que hace bueno o malo a un hombre es su corazón, su interior. De un corazón bueno brotará sólo bondad y acciones buenas. De un corazón malo brotará sólo maldad y acciones malas. Por lo tanto, una de nuestras súplicas a Jesús es que nos cambie nuestro corazón de piedra por una de carne. Que nos cambie nuestro corazón por un corazón como el suyo. “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado”.

Fray Manuel Santos Sánchez

Comentario lectura evangelio 12/02/19

Las tradiciones de los maestros de la Ley habían manipulado el sentido puro del cuarto mandamiento de la Ley de Dios. Aquellos escribas enseñaban que los hijos que ofrecían dinero y bienes para el Templo hacían lo mejor. Según esta enseñanza, sucedía que los padres ya no podían pedir ni disponer de estos bienes. Los hijos formados en esta conciencia errónea creían haber cumplido así el cuarto mandamiento, incluso haberlo cumplido de la mejor manera. Pero, de hecho, se trataba de un engaño.
Jesucristo es el intérprete auténtico de la Ley; por eso explica el justo sentido del cuarto mandamiento, deshaciendo el lamentable error del fanatismo judío.

El cuarto mandamiento recuerda a los hijos las responsabilidades que tienen con los padres. Tanto como puedan, les han de prestar ayuda material y moral durante los años de la vejez y durante las épocas de enfermedad, soledad o angustia. Jesús recuerda este deber de gratitud.

El respeto hacia los padres (piedad filial) está hecho de la gratitud que les debemos por el don de la vida y por los trabajos que han realizado con esfuerzo en sus hijos, para que éstos pudieran crecer en edad, sabiduría y gracia. «Honra a tu padre con todo el corazón, y no te olvides de los dolores de tu madre. Recuerda que por ellos has nacido. ¿Qué les darás a cambio de lo que han hecho por ti?» (Sir 7,27-28).

El Señor glorifica al padre en sus hijos, y en ellos confirma el derecho de la madre. Quien honra al padre expía los pecados; quien glorifica a la madre es como quien reúne un tesoro (cf. Sir 3,2-6). Todos estos y otros consejos son una luz clara para nuestra vida en relación con nuestros padres. Pidamos al Señor la gracia para que no nos falte nunca el verdadero amor que debemos a los padres y sepamos, con el ejemplo, transmitir al prójimo esta dulce “obligación”.

(Fuente nocetnam: Padre Iñaki Balbe)

Comentario lectura evangelio 11/02/19

En un país, como Palestina, donde la pobreza era tan común, no era extraño que las enfermedades fuesen también abundantes.. Los médicos profesionales eran privilegio de una pequeña élite. El resto ¿a quién podía acudir?

La enfermedad iba rodeada, además, de prejuicios comunes; tenía carácter excluyente. La curación implicaba, devolver al enfermo su puesto en la comunidad. La sanación, por tanto, además de curación física suponía liberación plena de la persona enferma.

Lo curioso del evangelio que leemos este día, es que Jesús parece estar inactivo. Son los enfermos o sus familiares los que se acercan, aunque solo sea para tocar la orla de su manto desde la seguridad de quedar sanos.

¿Qué esperaba Jesús de quienes acudían a él?  FE. Es lo que presuponía la sanación. Sus milagros no eran más que un modo de reconocer la presencia de Dios y un encuentro con él. Por eso la fe, también hoy, es el único camino para contactar con Jesús. Quizá precisemos, antes, reconocernos “enfermos”, necesitados, para que ese contacto con ÉL surta también en nosotros el efecto sanador.

(Fuente nocetnam: Convento de San Pablo y San Gregorio ,Valladolid)

viernes, 8 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 10/02/19

Hoy se nos narra una de las pescas milagrosas que aquellos pescadores lograron gracias a la fe que tenían en Jesús. Con la sinceridad de siempre, Pedro dice al Maestro que están cansados de lanzar la red durante toda la noche, sin conseguir nada. Pero por darle gusto, por obedecerle harán otra tentativa. Lección meridiana de confianza total en el poder de Dios, ejemplo de audacia en acometer las más difíciles y arriesgadas empresas, incluso las que nos parecen imposibles. Hay que decir como Pedro: Señor, porque tú lo quieres, volveré a lanzar mi red. Estemos seguros de que nuestro intento y nuestro esfuerzo no quedarán sin fruto abundante, más del que nosotros pensamos.

(Fuente nocetnam: Antonio García-Moreno)

Comentario lectura evangelio 09/02/19

El Evangelio nos hace ver que Jesús es misericordioso. Su compasión le hace conmoverse ante los sufrimientos y necesidades humanas. Su piedad se expresa también por el perdón de nuestras infidelidades y culpas. Más aún, Jesús experimenta alegría al poder ofrecernos su misericordia. Leyendo de nuevo el Evangelio nos daremos cuenta que la gente se fue corriendo para alcanzar a Jesús. ¿Y nosotros? ¿Buscamos al Señor de la misma manera? Los sacramentos son el lugar privilegiado donde le podemos encontrar. Ojalá esta meditación sirviera de preparación para hacer una confesión excelente, distinta de las acostumbradas, profunda y sincera. Si Dios es misericordioso con nosotros, debemos entonces tener también misericordia unos con otros. Pidamos al Señor perdón por tantas impaciencias, por la violencia oculta que existe dentro de nosotros, pidamos perdón por tantos juicios temerarios sobre los otros, por las veces que no hemos sido compasivos con los demás, por el sufrimiento que hemos podido provocar en los que nos rodean. ¡Señor ten compasión de mí y enséñame a ser misericordioso!

miércoles, 6 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 08/02/19

El Evangelio de hoy nos trae el martirio de San Juan Bautista y las circunstancias que le rodearon. Se trata de un caso clarísimo de prevaricación, de hacer una injusticia sabiendo que lo es. Herodes actúa como un mal gobernante. Conoce al Bautista, sabe que es un hombre bueno, le respeta. Pero azuzado por un compromiso hecho a la ligera (“te daré lo que me pidas”) ante su corte, cometerá un acto repugnante. La causa del mismo viene provocada por una situación personal y familiar: las denuncias de Juan por su matrimonio con Herodías. El rey en este caso abusa de su poder, actúa injustamente a sabiendas y comete un crimen en el que se mezclan los peores vicios del ser humano: el egoísmo, el miedo al “que dirán”, la lujuria, la prepotencia…Y un hombre bueno será decapitado por el odio y el rencor de quien no soporta las críticas a su actitud reprobable.

Puede que este caso nos parezca extremo, exagerado; pero cuantas veces habremos obrado de manera injusta por un mero capricho nuestro. En ocasiones nos dejamos llevar por lo fácil, por lo que nos produce un beneficio, una satisfacción, sin pensar en las consecuencias que nuestros actos pueden ocasionar. Deberíamos ser muy cuidadosos en nuestras relaciones con los demás, medir bien las consecuencias de nuestras acciones, de nuestras palabras y evitar en todo momento causar daño.

(Fuente nocetnam: Fraternidad Laical de Santo Domingo, de Almagro)

Comentario lectura evangelio 07/02/19

El Evangelio de Marcos, nos presenta cómo Jesús escoge a los doce y los envía a predicar de dos en dos. Es una forma nueva de hablar de Dios donde la paz se ha de expresar con obras y palabras.

La conversión es volver la mirada al Dios próximo o cercano. Dios no está alejado de nuestra realidad. Volver la mirada a Dios significa algo nuevo, cambiar tus pensamientos con la nueva realidad que estás viviendo.


Jesús les da instrucciones precisas a sus discípulos acerca de cómo comportarse y lo que han de llevar para el camino. Un estilo pobre. El simple apoyo de un bastón para recorrer el camino áspero que se puedan encontrar.
Y es que esta sociedad nos presenta otros cánones de vida y necesidades. Jesús hace de la necesidad una virtud. No todo nos hace falta. Para hablar de Dios con la palabra y el testimonio es suficiente. Quizás lo hayamos olvidado. La calidad de nuestro testimonio no está basada en la cantidad de nuestras exigencias, sino en la calidad humana (amor fraterno y hospitalidad) que expresamos cuando hablamos de Dios, liberados de toda esclavitud.


(Fuente nocetnam: Convento de San Pablo y San Gregorio ,Valladolid)

sábado, 2 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 06/02/19

En el evangelio, San Marcos nos cuenta cuando Jesús con sus discípulos fue a su tierra y el sábado fue a la sinagoga y empezó a enseñar.

Aquellos que lo habían conocido de niño y de joven, al oírlo, quedaban sorprendidos por lo que decía e, incrédulos, preguntaban ¿de dónde saca eso?, ¿qué es esa sabiduría que le han enseñado? y desconfiaban de él, a pesar de los milagros que salían de sus manos. Y Jesús decía que «no desprecian a un profeta nada más que en su tierra» y se extrañó de su falta de fe.

Este pasaje se puede trasladar perfectamente a nuestros días. ¡Cómo desconfiamos de aquel que conocemos y nos presenta algo innovador! En seguida recurrimos al consabido «si yo lo conozco de toda la vida», «no sé de dónde saca eso».

La verdad es que la envidia nos puede más que la limpieza de espíritu. Siempre hacemos más caso al desconocido que a aquel que se ha criado entre nosotros. Somos incapaces de reconocer el mérito de los demás y, como Jesús dice, no tenemos fe en los otros. Nos consideramos autosuficientes.

(Fuente nocetnam: Fraternidad Laical Dominicana Torrent ,Valencia)

Comentario lectura evangelio 05/02/19

¿Por qué la hemorroísa con sólo tocar el borde del manto de Jesús fue curada? ¿Por qué todas las demás personas que rodeaban a Jesús y le apretujaban por todas partes no recibieron también algún milagro? La fe en Jesús, la confianza ilimitada, le dieron a esta mujer la audacia de vencer las dificultades. Si queremos ser curados por Jesús, debemos actuar de la misma manera y llegar a tocar a Cristo por la fe. Nosotros no sólo tenemos la ocasión de tocar un poco la orla del manto del Señor. 

¡Tenemos a Cristo entero! Él se nos entrega completamente, con su Cuerpo, con su Sangre, con su Alma y con su Divinidad. Lo podemos recibir día a día en la Eucaristía. Podemos hablar con Él íntimamente, como se habla con el propio padre. El texto evangélico no es una letra inerte, en él se encuentra Cristo vivo presente y se dirige personalmente a cada uno; hoy Cristo pasa por nuestras vidas como por en medio de las muchedumbres del Evangelio, sigue dejándose tocar y apretujar. Ahí está lleno de amor y de misericordia, pero espera nuestro consentimiento para actuar en nuestras vidas.

(Fuente nocetnam: Regnum Christi)

Comentario lectura evangelio 04/02/19

La actitud de los porqueros, aunque humanamente podría parecer lógica, no deja de ser francamente recriminable: preferirían haber salvado sus cerdos antes que la curación del endemoniado. Es decir, antes los bienes materiales, que nos proporcionan dinero y bienestar, que la vida en dignidad de un hombre que no es de los “nuestros”. Porque el que estaba poseído por un espíritu maligno sólo era una persona que «siempre, noche y día, andaba entre los sepulcros y por los montes, dando gritos e hiriéndose con piedras» (Mc 5,5).

Nosotros tenemos muchas veces este peligro de aferrarnos a aquello que es nuestro, y desesperarnos cuando perdemos aquello que sólo es material. Así, por ejemplo, el campesino se desespera cuando pierde una cosecha incluso cuando la tiene asegurada, o el jugador de bolsa hace lo mismo cuando sus acciones pierden parte de su valor. En cambio, muy pocos se desesperan viendo el hambre o la precariedad de tantos seres humanos, algunos de los cuales viven a nuestro lado.

Jesús siempre puso por delante a las personas, incluso antes que las leyes y los poderosos de su tiempo. Pero nosotros, demasiadas veces, pensamos sólo en nosotros mismos y en aquello que creemos que nos procura felicidad, aunque el egoísmo nunca trae felicidad. Como diría el obispo brasileño Helder Cámara: «El egoísmo es la fuente más infalible de infelicidad para uno mismo y para los que le rodean».

(Fuente nocetnam: Padre Ramón Octavio Sánchez Valero)

viernes, 1 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 03/02/19

Nuestro encuentro con Cristo, desde el día de nuestro Bautismo, fue un golpe de gracia y de vida pero, cuando pasa el tiempo, vamos cayendo en la cuenta de lo que supone comprometerse con El. O de lo que nos espera, si somos capaces y estamos interesados, claro está, de acoplar hasta las últimas consecuencias, su estilo de vida con la nuestra. Porque, nos puede ocurrir lo mismo que a aquellos que, en la sinagoga, quedaron encantados por las palabras de Jesús pero, a continuación, comenzaron a pensárselo dos veces: ¿no es este Jesús el hijo del carpintero? ¿Y esos milagros? También, esta reacción y actitud, la solemos emplear muchísimas veces en personas de nuestro entorno cuando nos cuesta admitir el bien que nos hacen o, simplemente, el que llevan la razón.

Fuente nocetnam: Padre Javier Leoz.

Comentario lectura evangelio 02/02/19

Hoy celebramos la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo. En este hecho se manifiesta la consagración del Niño al Padre. Es por esto que la Iglesia celebra hoy la "Jornada de la Vida Consagrada". También nosotros, a ejemplo de Cristo, estamos llamados a consagrar lo mejor de nuestras vidas a Dios, hemos de dedicar el mejor tiempo a la oración. En medio del trabajo, en el descanso, en las actividades de todos los días, tenemos que reservar momentos para dialogar con el Señor. Hemos de abrirle nuestra vida elevando nuestro pensamiento a Él varias veces al día, para dejarle entrar en todo nuestro ser. Sólo así nuestra vida cristiana se hará auténtica y se llenará de sentido; de esta forma el amor a Dios se convertirá en la raíz de todos nuestros actos y en el primer criterio para nuestras decisiones. Fijémonos en la Virgen, ella vino al templo con Jesús en los brazos para presentarlo al Padre. Pidámosle que Ella nos sostenga, nos acompañe en nuestro peregrinar hacia Dios y nos ayude a cumplir su voluntad con fidelidad.

(Fuente nocetnam: Regnum Christi)