sábado, 16 de febrero de 2019

Comida familiar

Comida familiar Pro-obras parroquiales.

Con el fin de recaudar fondos para la restauración del retablo del altar mayor y la rehabilitación de las salas y vivienda de la casa parroquial, estamos organizando una comida familiar para el domingo día 17 de febrero a las 14:00 h (después de la misa de 13:00 h). 

Será en los patios de la casa parroquial, a donativo voluntario. Con mesas en las salas y patio.

Esperamos vuestra participación para afrontar estas obras de nuestra parroquia.



viernes, 15 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 17/02/19

Las bienaventuranzas de Lucas testimonian que Dios está a favor de los débiles y defiende su causa. Otro mundo es posible y de nosotros depende construirlo.

El que acumula bienes injustos, en su interior es un desdichado. Los satisfechos y egoístas que sólo piensan en sí mismos, en el fondo son unos infelices porque han puesto su confianza en sí mismos en lugar de ponerla en Dios. A Lucas le da pena su situación, por eso exclama ¡Ay de vosotros! Jesús invierte el orden de valores de este mundo, lo pone todo al revés. Por eso su mensaje es radical y revolucionario. Muchas veces se ha querido deformar u ocultar la exigencia radical del Evangelio. Pero sus palabras son claras, no hay duda de que el que quiera seguirle tiene que estar dispuesto a vivir de otra manera, pero tiene la seguridad de que va a ser feliz. Le criticarán, se meterán con él, será rechazado…, no importa, peor sería si todo el mundo hablara bien de él. Así hubo muchos falsos profetas en Israel que hacían componendas para salir del paso. El cristiano debe ser valiente y afrontar el riesgo que supone seguir a Jesús de Nazaret. Él es el que nos llena plenamente.


(Fuente nocetnam: Padre José María Martín)

Comentario lectura evangelio 16/02/19

Jesús tiene siempre las mismas actitudes ante sus seguidores, sean del siglo I o sean  del siglo XXI. El evangelio de hoy nos recuerda la actitud de Jesús ante la gente que le seguía entonces para oír su palabra  y que se encontraba en situación de debilidad, “y si los despido a sus casas en ayunas, se van a desmayar”. “Me da lástima de esta gente”, “siento compasión por esta gente”. Y actuó dándoles de comer, multiplicando los panes y los peces.

Jesús sabe que nuestro hambre material, en un marco de justicia humana, nos la podemos saciar cada uno de nosotros con nuestro trabajo. Pero bien sabe Jesús que padecemos un hambre, el hambre de sentido, el hambre de vivir esperanzados, que solo él puede saciar. Y sigue viniendo en nuestra ayuda. Y sigue sintiendo compasión por nosotros. Y nos sigue ofreciendo su amor, su amistad, su luz, su cuerpo entregado, su sangre derramada… los únicos alimentos capaces de saciar nuestra hambre de felicidad y de eternidad gozosa.

(Fuente nocetnam: Fray Manuel Santos Sánchez)

jueves, 14 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 15/02/19

Dios siempre nos habla. Realmente hay que padecer una sordera muy grande para no atender en lo profundo de la conciencia sus invitaciones que nos dan la clave para amarle. La amistad del Señor exige una atención constante, un saber oír y un actuar fielmente, cueste lo que cueste, según le agrade. Esforcémonos por mirar mucho a Jesús, por escuchar sus deseos de amor, sus latidos de amor.

Que nuestra vida se resuma en centrarnos sólo en Cristo, busquemos llevarlo en el corazón, en los labios, en los ojos, en las manos, en los oídos. El hombre curado, partió anunciando a todos la Buena Nueva, de igual forma, cada día propongámonos partir de nuevo desde Cristo. Vivamos atentos a lo que el Señor nos quiere decir, para hacer lo mismo que hizo el enfermo que recibió el milagro: anunciar con pasión el Reino de Dios, hablar a todos de Jesús. Custodiemos nuestro corazón para ser siempre contemplativos, sólo así podremos ser también testigos de Cristo.

(Fuente nocetnam: Regnum Christi)

miércoles, 13 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 14/02/19

Seguramente que nos llama la atención la dureza de esta frase, con la que  Jesús contesta a la mujer. Jesús usa el mismo lenguaje con que los israelitas, aun hoy día, tratan a los extranjeros: ”perros gentiles”. Para poder entender estas palabras  en boca de Jesús debemos leerlas en el contexto en que las pronuncia.

Los fariseos le estaban tentando y querían cogerle   incumpliendo  la Ley y quebrantando sus costumbres, Jesús, que los conoce, contesta a la mujer con la misma frase que lo hubieran hecho ellos; estas frases hechas, dependen del sentido que se les dé, y creo que en esta ocasión, Jesús , al pronunciarla se dirigía a ellos con cierta ironía, pero a la mujer con bondad, se puede deducir de la confianza con que ella le contesta: “También los perritos comen de las migajas que tiran los niños”.
La fe, de esta mujer gentil, era grande y Jesús le concedió lo que pedía.

Cuando Jesús realiza milagros, no es para que la gente crea en él, generalmente lo hace de acuerdo a la fe de sus interlocutores.

Jesús, no vino sólo para  el pueblo de Israel, vino para todos los hombres, también para “los perros gentiles”, gracias a él, ya podemos llamar a Dios Padre, somos todos hijos, del mismo Dios. A cambio solo nos pide fe.

Pidamos: “Señor, yo creo, pero aumenta mi fe.”

Fuente: Hna. María Pilar Garrúes El Cid,
Misionera Dominica del Rosario

domingo, 10 de febrero de 2019

Comentario lectura evangelio 13/02/19

La gran tarea del hombre: procurarse un corazón bueno. La razón es bien sencilla. Todas nuestras acciones, todas nuestra reacciones, todos nuestros sentimientos brotan de nuestro corazón. No son los alimentos que nos vienen de fuera los que nos hacen puros o impuros, buenos o malos, como era doctrina común en tiempos de Jesús. Lo que hace bueno o malo a un hombre es su corazón, su interior. De un corazón bueno brotará sólo bondad y acciones buenas. De un corazón malo brotará sólo maldad y acciones malas. Por lo tanto, una de nuestras súplicas a Jesús es que nos cambie nuestro corazón de piedra por una de carne. Que nos cambie nuestro corazón por un corazón como el suyo. “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado”.

Fray Manuel Santos Sánchez

Comentario lectura evangelio 12/02/19

Las tradiciones de los maestros de la Ley habían manipulado el sentido puro del cuarto mandamiento de la Ley de Dios. Aquellos escribas enseñaban que los hijos que ofrecían dinero y bienes para el Templo hacían lo mejor. Según esta enseñanza, sucedía que los padres ya no podían pedir ni disponer de estos bienes. Los hijos formados en esta conciencia errónea creían haber cumplido así el cuarto mandamiento, incluso haberlo cumplido de la mejor manera. Pero, de hecho, se trataba de un engaño.
Jesucristo es el intérprete auténtico de la Ley; por eso explica el justo sentido del cuarto mandamiento, deshaciendo el lamentable error del fanatismo judío.

El cuarto mandamiento recuerda a los hijos las responsabilidades que tienen con los padres. Tanto como puedan, les han de prestar ayuda material y moral durante los años de la vejez y durante las épocas de enfermedad, soledad o angustia. Jesús recuerda este deber de gratitud.

El respeto hacia los padres (piedad filial) está hecho de la gratitud que les debemos por el don de la vida y por los trabajos que han realizado con esfuerzo en sus hijos, para que éstos pudieran crecer en edad, sabiduría y gracia. «Honra a tu padre con todo el corazón, y no te olvides de los dolores de tu madre. Recuerda que por ellos has nacido. ¿Qué les darás a cambio de lo que han hecho por ti?» (Sir 7,27-28).

El Señor glorifica al padre en sus hijos, y en ellos confirma el derecho de la madre. Quien honra al padre expía los pecados; quien glorifica a la madre es como quien reúne un tesoro (cf. Sir 3,2-6). Todos estos y otros consejos son una luz clara para nuestra vida en relación con nuestros padres. Pidamos al Señor la gracia para que no nos falte nunca el verdadero amor que debemos a los padres y sepamos, con el ejemplo, transmitir al prójimo esta dulce “obligación”.

(Fuente nocetnam: Padre Iñaki Balbe)