lunes, 22 de octubre de 2018

Charla y Formación Litúrgica.

El próximo jueves, 25 de octubre de 2018, a las 18:30 comenzará la "Charla y Formación Litúrgica" que impartirá nuestro diacono Hilario Roldan Guerra.

¿Asistir para Escuchar Misa? No te conformes, participa y celébrala como miembro activo de tu iglesia.

Te esperamos

sábado, 20 de octubre de 2018

Comentario lectura evangelio 22/10/18

No nos resulta tan ajeno hoy en día, ni el tema de las herencias, que tantos conflictos generan en las familias, ni tampoco el recurrir a Dios para pedirle que obre en nuestro favor. Por eso la parábola nos puede venir muy bien para hacer examen de conciencia.

No podemos supervalorar los bienes materiales, cayendo en el error y la insensatez de ponerlos como centro de nuestra vida, olvidando que la vida es mucho más y condenándola al vacío y al fracaso. Al leer esta parábola podemos caer en el infantilismo de creer que Jesús condenaba las riquezas y que hemos de sentirnos culpables por poseer recursos. Nada más lejos de la realidad. Es el uso que hacemos de ellos lo que le preocupa a Jesús: que nos seduzcan y nos dominen de tal forma que nos aparten del verdadero camino hacia la verdadera riqueza: partir y compartir lo que somos y lo que tenemos con nuestros iguales. Es cierto: difícil en este mundo de hoy en el que se valora el tener y no el ser, en el que continuamente se nos crean nuevas necesidades que hay que satisfacer a riesgo de no ser felices. Difícil en un mundo que se mueve por intereses económicos y en el que al final, todo, o casi todo, tiene un precio. Difícil en un mundo en que la vida es plena si consumes, si gastas… cuanto más mejor. Y eres un fracaso si no lo haces o no lo puedes hacer. Difícil. Pero nadie nos dijo que seguir a Jesús fuese fácil. Difícil, pero no imposible. No estamos solos. Dios camina a nuestro lado.

Escuchemos qué eco nos despiertan las palabras que Dios dirige al hombre rico de la parábola: “Necio, esta noche te van a reclamar el alma, ¿y de quién será lo que has preparado?”.

(Fuente Nocetnam: Congregación de Santo Domingo)

viernes, 19 de octubre de 2018

Comentario lectura evangelio 20/10/18

El Espíritu Santo os enseñará lo que debéis decir.

Las lecturas de este día nos están instruyendo sobre la importancia para nuestra vida cristiana de la acción del Espíritu Santo, tercera persona de la Santísima Trinidad, y que es denominado como el gran desconocido.

Jesús dice a sus apóstoles, que no teman cuando tengan que dar testimonio que el Espíritu pondrá en sus bocas las palabras oportunas.

Queramos o no queramos, muchas veces tenemos que dar testimonio de Jesús en nuestro entorno. A veces callamos por vergüenza, por cobardía, por no quedar mal, por comodidad… Jesús en estos versículos es claro, el que no se ponga de su parte ante los hombres, que no cuente con Él ante los ángeles de Dios. Son palabras fuertes, pero es que ser cristianos no es un juego.

Nunca es fácil ir contracorriente, por eso Dios no nos deja solos y nos manda su Espíritu para que nos fortalezca en nuestra tarea evangelizadora. A nosotros sólo se no pide que creamos en su fuerza poderosa, que confiemos en Él. Él lo hará todo.

¡Seamos valientes!

(Fuentes Nocetnam: Monasterio de Sta. Ana, Murcia)

jueves, 18 de octubre de 2018

Santo del Dia: San Lucas


San Lucas nació en la ciudad sirio-romana de Antioquía, proveniente de una familia de origen griego. Perteneció a una de las primeras comunidades cristianas, dirigida por el apóstol San Pablo, de quien recibió la Fe Verdadera. La tradición dice que San Lucas era médico, lo que explicaría sus conocimientos culturales, patentes en la manera refinada y elegante en la que redactó el Evangelio en lengua griega, su lengua materna.

Su elaboración de sentimientos privados de la Virgen María (ej. “María, por su parte, guardaba con cuidado todas estas cosas, meditándolas en su corazón“), indican su contacto directo con la Santísima Virgen, quien se cree que le pudo haber relatado ciertos hechos de la infancia de Jesús, así como de su vida privada, que solo Ella le pudo haber trasmitido.

En el siglo II, San Irineo nos confirmaba que San Lucas, llamado “el médico amado” por San Pablo, fue uno de los cuatro autores de los Evangelios considerados canónicos por su cercanía a la vida de Jesús: «Mateo publicó su propio Evangelio entre los hebreos en su propia lengua, cuando Pedro y Pablo estaban predicando el evangelio en Roma y fundando la iglesia allí. Después de su partida, Marcos, el discípulo e intérprete de Pedro, él mismo nos dejó por escrito la esencia de la predicación de Pedro. Lucas, seguidor de Pablo, asentó en un libro el evangelio predicado por su maestro. Luego Juan, el discípulo del Señor, quien también se recostaba sobre su pecho, produjo su Evangelio mientras vivía en Éfeso en Asia.» 

Ciertas tradiciones atribuyen a San Lucas la realización de una serie de iconos de la Virgen María.

Por las cartas de San Pablo, se sabe que Lucas estuvo con él en ciertos momentos claves, como lo son el viaje de Filipos a Tróade, así como a Jerusalén, donde San Pablo fue atacado por los judíos. San Lucas también es mencionado entre los que estuvieron en el naufragio de San Pablo en la isla de Malta, y posterior traslado a Roma.

En Roma, se cree que San Lucas permaneció con San Pablo hasta su martirio durante la persecución de Nerón. Ya relataba San Pablo en la carta a Timoteo: «Procura venir pronto a verme, porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia. Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.»

Según la tradición, San Lucas sufrió la gloria del martirio en Acaya, donde fue colgado de la rama de un árbol. Según recogen antiguas crónicas, el Evangelista pidió que le enterrasen junto a una talla de la Virgen que él mismo había realizado. Más tarde, sus restos fueron trasladados a Constantinopla, donde se le enterró en la Basílica de los Santos Apóstoles. En la actualidad, sus restos se encuentran en la Basílica de Santa Justina, en Padua, Italia.

A San Lucas se le representa como un toro alado por las narraciones del Apocalipsis, en las que se encuentran cuatro vivientes delante del trono del Cordero, cada uno relacionados con un Evangelista.

lunes, 15 de octubre de 2018

Santo del Dia: Santa Teresa de Avila


Nacida en Ávila el año 1515, Teresa de Cepeda y Ahumada emprendió a los cuarenta años la tarea de reformar la orden carmelitana según su regla primitiva, guiada por Dios por medio de coloquios místicos, y con la ayuda de San Juan de la Cruz (quien a su vez reformó la rama masculina de su Orden, separando a los Carmelitas descalzos de los calzados). Se trató de una misión casi inverosímil para una mujer de salud delicada como la suya: desde el monasterio de San José, fuera de las murallas de Avila, primer convento del Carmelo reformado por ella, partió, con la carga de los tesoros de su Castillo interior, en todas las direcciones de España y llevó a cabo numerosas fundaciones, suscitando también muchos resentimientos, hasta el punto que temporáneamente se le quitó el permiso de trazar otras reformas y de fundar nuevas cases.

Maestra de místicos y directora de conciencias, tuvo contactos epistolares hasta con el rey Felipe II de España y con los personajes más ilustres de su tiempo; pero como mujer práctica se ocupaba de las cosas mínimas del monasterio y nunca descuidaba la parte económica, porque, como ella misma decía: “Teresa, sin la gracia de Dios, es una pobre mujer; con la gracia de Dios, una fuerza; con la gracia de Dios y mucho dinero, una potencia”. 

Por petición del confesor, Teresa escribió la historia de su vida, un libro de confesiones entre los más sinceros e impresionantes. En la introducción hace esta observación: “Yo hubiera querido que, así como me han ordenado escribir mi modo de oración y las gracias que me ha concedido el Señor, me hubieran permitido también narrar detalladamente y con claridad mis grandes pecados. Es la historia de un alma que lucha apasionadamente por subir, sin lograrlo, al principio”. Por esto, desde el punto de vista humano, Teresa es una figura cercana, que se presenta como criatura de carne y hueso, todo lo contrario de la representación idealista y angélica de Bernini.

Desde la niñez había manifestado un temperamento exuberante (a los siete años se escapó de casa para buscar el martirio en Africa), y una contrastante tendencia a la vida mística y a la actividad práctica, organizativa. Dos veces se enfermó gravemente. Durante la enfermedad comenzó a vivir algunas experiencias místicas que transformaron profundamente su vida interior, dándole la percepción de la presencia de Dios y la experiencia de fenómenos místicos que ella describió más tarde en sus libros: “El camino de la perfección”, “Pensamientos sobre el amor de Dios” y “El castillo interior”. 

Murió en Alba de Tormes en la noche del 14 de octubre de 1582, y en 1622 fue proclamada santa. El 27 de septiembre de 1970 Pablo VI la proclamó doctora de la Iglesia.

Venerada en la Iglesia Católica Romana, la Iglesia Luterana y en la Comunión Anglicana..

viernes, 12 de octubre de 2018

Comentario lectura evangelio 14/10/18

Si el joven hubiese tenido espíritu de pobre, no se habría ido triste, habría quedado junto a Jesús. Pero, si por el contrario, aun siendo muy pobres, nuestro corazón está lleno de codicia llegaremos a ser ricos o unos desgraciados. Esto es así. Nadie con auténtico espíritu de pobre llegará a ser rico. Y nadie con el corazón lleno de codicia será pobre al estilo evangélico.

Es verdad, por otro lado, que en estos temas hay que ser muy cuidadosos en las interpretaciones. Al pobre total, quien apenas come y ve como sus hijos ni siquiera pueden desarrollarse físicamente, no se le puede hablar sólo de la pobreza en el espíritu. Hay que, primero, arrancarle de las garras de la pobreza severa y luego hablarle de esos matices.

Jesús se expresó muy bien, con precisión. Dijo: “No se puede servir a Dios y al dinero”. No hizo referencia a riquezas en especie o a otro tipo de posesiones, las cuales, en cierto modo, pueden servir para dar trabajo o cobijo a otros. Es el dinero lo que corrompe y cuando se coloca en el corazón del hombre, echa de él a Dios. Y hoy –vuelvo a repetirlo— estamos viviendo los terribles efectos de la suprema adoración al dinero. (Nocetnam)

(Fuente: Padre Ángel Gómez Escorial)

jueves, 11 de octubre de 2018

Comentario lectura evangelio 12/10/18

No cabe duda que la fiesta de Nuestra Señora del Pilar recibió un fuerte impulso al coincidir el día de su fiesta con el día en que se avistó la tierra americana. Por ello la fiesta va unida al concepto de hispanidad y es celebrada en toda América.

San Lucas, que habla con amplitud de la presencia de María en los momentos iniciales de la vida de Jesús, no la sitúa junto a la cruz;  la hace presente en el momento en que los discípulos disciernen en la oración, conducidos por ella, sobre cómo llevar a cabo la misión que Cristo les encomienda. María está presente en el inicio de la Iglesia como estuvo en los primeros momentos de la vida de Jesús.

La fiesta del Pilar anuncia la presencia de María en los momentos iniciales de la predicación del evangelio en España: la tradición dice que se le apreció a Santiago para animarle en su dura misión evangelizadora. E igualmente está en los inicios de la evangelización de América, que empezará en el día de su fiesta.

Ella escuchó la Palabra de Dios, la puso en práctica, es modelo de acogida de esa Palabra, y de cumplirla, que es lo que pretende la Iglesia en su misión evangelizadora. Es madre por ser discípula, la mejor discípula de Jesús; también por estimular a los que recibieron la misión de hacer discípulos de Jesús. De ellos es madre, lo es por ser discípula de Jesús.

(Fuente: Convento de Ntra. Sra. de Atocha,Madrid)

martes, 9 de octubre de 2018

Comentario lectura evangelio 10/10/18

Jesús ora entablando un diálogo personal con el Padre. El Padre es el verdadero centro de toda su personalidad. Así nos enseña a dar primacía a Dios. De hecho, las tres primeras peticiones del Padre nuestro subrayan esta necesidad de darle a Dios el primer lugar.

En el Padre nuestro le pedimos que su nombre sea honrado y santificado, que toda nuestra vida lo alabe. Le rogamos que su Reino venga a nuestro corazón y le mostramos nuestro deseo de cumplir su voluntad.

Dios es nuestro creador, Dios nos ha dado la vida, Dios nos ama. A Él debemos dirigir todo lo que somos y tenemos. Podemos imaginar cómo oraba Jesús por el hecho de que sus discípulos tan sólo con verlo tenían ganas de rezar. Contemplando al Señor es como el cristiano aprende a orar.

La oración es nuestro punto de apoyo en esta tierra, pero necesitamos de la fe que es la adhesión filial a Dios. Esa oración de fe nos dispone para hacer la voluntad del Padre y para dar frutos de caridad.

martes, 2 de octubre de 2018

Santo del Dia: Angeles Custodios


«Ángel santo de la guarda, compañero de mi vida, tú que nunca me abandonas, ni de noche ni de día. Aunque espíritu invisible, sé que te hallas a mi lado, escuchas mis oraciones, y cuentas todos mis pasos. En las sombras de la noche, me defiendes del demonio, tendiendo sobre mi pecho, tus alas de nácar y oro. Ángel de Dios, que yo escuche, tu mensaje y que lo viva, que vaya siempre contigo, hacia Dios, que me lo envía. Testigo de lo invisible, presencia del cielo amiga, gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía».

Así de hermosa es la poesía con que dan comienzo las laudes de este día. En ella ya se encuentra sintetizada la espiritualidad y sentido de esta fiesta.

La existencia de los ángeles está fuera de duda y siempre la Iglesia los veneró y difundió su culto. San Gregorio Magno llega a decir esta hipérbole: «En casi todas las páginas de las Sagradas Escrituras está contenida la existencia de los Ángeles». El Antiguo Testamento habla repetidas veces de su acción prodigiosa en favor de los hombres: Un ángel avisa a Lot del peligro que corre Sodoma y el castigo que va a recibir esta ciudad. Un ángel conforta a la criada de Abrahán, Agar, cuando es despedida y camina por el desierto. Un ángel socorre al Profeta San Elías y le alimenta con pan y agua fresca por dos veces cuando huye de la persecución de la reina Jezabel. Un ángel acompaña y colma de gracia al joven Tobías y a su padre y demás familiares. Casi todo el libro de Tobías está en torno al arcángel San Rafael. También en el Nuevo Testamento aparece el ángel liberando a Pedro de las cadenas y abriéndole la puerta de la cárcel...

En las vidas de los Santos, tanto antiguos, como Santa Inés, tanto de la Edad Media, como San Francisco de Asís, y, modernos, como Santa Micaela del Smo. Sacramento, Santa Gema Galgani y San Francisco de Sales... la presencia del Ángel de su Guarda en sus vidas es como algo inseparable. Mucho lo vivió también el Beato Manuel Domingo y Sol.

Desde que tenemos uso de razón en nuestros hogares cristianos se nos infunde la devoción al Ángel de nuestra Guarda y se nos recomienda que no demos oído al ángel malo que nos instigará al pecado y que tratemos de oír siempre al Ángel bueno que nos inspirará lo que hemos de hacer y hemos de evitar.


Es doctrina comúnmente admitida que, al nacer, el Señor ya nos señala un ángel para nuestra custodia y que cada familia, cada pueblo, cada nación tienen su propio ángel. El sabio Orígenes ya decía algo parecido en el siglo III: «Sí, cada uno de nosotros tenemos un ángel que nos dirige, nos acompaña, nos gobierna, nos amonesta y presenta a Dios nuestras plegarias y buenas obras».

Santo Tomás de Aquino dividió los Coros angélicos en nueve categorías diferentes: «Los Serafines, Querubines y Tronos, forman la augusta corte de la Santísima Trinidad; las Dominaciones presiden el gobierno del Universo; las Virtudes, la fijeza de las leyes naturales; las Potestades refrenan el poder de los demonios; los Principados tienen bajo su amparo a los reinos y naciones; lo Arcángeles defienden a las comunidades menores, y los Ángeles guardan a cada uno de los hombres».


Los mismos Salmos hablan con frecuencia de los Ángeles. Jesucristo se refirió en varias ocasiones a la misión de estos Espíritus purísimos. San Agustín afirmaba en su tiempo que «el Ángel de la Guarda nos ama como a hermanos y está con una santa impaciencia por vernos ocupar en el cielo aquellas sillas de que se hicieron indignos los ángeles rebeldes». ¿Qué hacer nosotros por el Ángel, ya que tanto hace él por nosotros? Dice el Éxodo: «Respétale y escucha su voz... Si oyes su voz y ejecutas cuanto te ordene, seré enemigo de tus enemigos». 

(Fuente: magnificat.ca)